domingo, 15 de noviembre de 2009

Caudillismo y Control Financiero Norteamericano (1900-1916)

1. Características de la Industria Azucarera (1899-1916)

Este periodo se caracteriza por el surgimiento de un nuevo reordenamiento del sector azucarero el cual se recuperaba de la crisis de los precios del azúcar del año 1844. En esta etapa se realizo el traspaso de la propiedad de los ingenios que aun funcionaban por una minoría empresarial, básicamente de capital norteamericano, la cual funcionaba como un movimiento de concentración del capital azucarero.

Este reordenamiento trajo consigo la modernización de los ingenios y sus vías de transporte y el incremento de las áreas sembradas de caña. Para este tiempo, la mano de obra dominicana que antes había servido, mostró una actitud reacia por los pocos beneficios que se les ofrecía. Es en este punto donde los empresarios deciden recurrir a la mano de obra extranjera (haitianos), hasta culminar en los albores del siglo XX con el predominio neto del bracero extranjero en la zafra azucarera.


2. Causas y Consecuencias del Caudillismo y la Anarquía a principios del Siglo XX.

El caudillismo es un fenómeno social y político surgido durante el siglo XIX en Latinoamérica, consisten en la aparición en cada país de líderes carismáticos cuya forma de acceder al poder y llegar al gobierno estaba basada en mecanismos informales y difusos de reconocimiento del liderazgo por parte de las multitudes, que depositaban en "el caudillo" la expresión de los intereses del conjunto y la capacidad para resolver los problemas comunes. En la Republica Dominicana este fenómeno estuvo representado en el principio del siglo por Horacio Vásquez, caudillo que conspiró para acabar físicamente con la dictadura de Ulises Hereaux y que posteriormente se levanto en armas para derrocar al general Wenceslao Figuereo e impedir que se prolongara la tiranía sin el tirano.

Causas
Las causas de la aparición del caudillismo fueron principalmente la ausencia de consenso político y las teorías de gobierno utópicas por parte de los aristócratas. Para acceder al poder, los caudillos se rebelaban con sus aliados militares, deponían al gobernante actual, disolvían el Congreso y se autoproclamaban presidentes provisionales

Consecuencias
La inestabilidad política actual es consecuencia de cómo fue organizado el Estado al nacer a la vida republicana, sin base nacional, y también debido a los sucesivos años de enfrentamientos políticos presididos por las diferentes facciones que se disputaban el poder en ese entonces. De esta forma, las repúblicas se constituyeron sobre una base inconsistente, sobre un Estado embrionario, desorganizado económicamente, caótico en el orden político y sin planes de gobierno que sigan disciplina y orden. Por esta razón, la democracia no es totalmente efectiva y se realiza un uso inadecuado de las conquistas del liberalismo, en vez de un correcto uso de la libertad.


3. Convención Dominico-Americana del 1907 y sus implicaciones.

A su muerte, Lilis dejó el país completamente arruinado, endeudado y con sus ingresos en manos de una compañía extranjera − La Improvement −, que se había asociado con él para hacer negocios a costa del Estado Dominicano. Al asumir Cáceres la presidencia, el ingreso nacional no alcanzaba para pagar esta deuda por lo que se llego a un acuerdo con los EEUU para que estos garantizaran un préstamo que pondría fin a esta deuda dejada por Lilis. Como garantía el estado norteamericano tomo el control de las aduanas nacionales y prácticamente de la economía nacional hasta tanto se pagara la deuda.

Como arreglo financiero la Convención fue efectivamente una buena salida al embrollo de la deuda dominicana. Pero como acuerdo político, el precio que tuvieron que pagar los dominicanos fue demasiado alto en términos de la dependencia a que se obligaba con los Estados Unidos, pero, a juzgar por los acontecimientos que tenían lugar en aquellos años en otros países del caribe, resulta difícil imaginar de qué otra manera hubieran podido solucionar los dominicanos la bancarrota heredada de Lilis que se agravo con las revoluciones y las prugnas de los partidos.

De inmediato, la convención surtió los mismos efectos que ya venia produciendo el modus vivendi. El contrabando fue liquidado, los sistemas de contabilidad aduanera fueron perfeccionados, las filtraciones y las malversaciones fueron detenidas, las aduanas fronterizas fueron reorganizadas, y todo ello significó un notable aumento de los ingresos


4. Primera Ocupación Norteamericana y Gobierno de Horacio Vásquez.

Bajo el pretexto de “salvar vidas”, los norteamericanos desembarcaron el 4 de mayo de 1916, aprovechando las diferencias entre el entonces presidente Jiménez y su Jefe Militar, el general Desiderio Arias, las cuales obedecían a presiones de los estadounidenses por controlar política y económicamente la nación dominicana.

Los norteamericanos encontraron poca resistencia a la ocupación, ya que superaban en número a los pequeños grupos que les resistieron.

Gobierno de Horacio Vásquez

Su primera presidencia abrió un caos caudillista que acabaría precipitando la intervención norteamericana y el final de la 2da. República

En dicho gobierno, Vásquez dejo al país sumido en un mar de deudas que el mismo no estaba en capacidad de saldar por los estados unidos aprovecharon esto para ofrecer soluciones que depararon en una intervención militar.

5. Cambos Jurídicos-Políticos y sus efectos económicos y la reorganización del estado.

Desde muy temprano los norteamericanos impusieron su orden al ocupar diversas zonas del país. Entre tanto, el poder legislativo del país designó un gobierno provisional bajo la presidencia del Dr. Francisco Henríquez y Carvajal, a cuyo gobierno los estados unidos hicieron exigencias exorbitantes y difíciles de aceptar..

El establecimiento del gobierno militar norteamericano tenía por finalidad modificar las modalidades de existencia del Estado dominicano. Se trataba de erradicar las prácticas que impedían la normalización definitiva de la vida del país y la implementación por parte del Estado de las medidas políticas y de las obras públicas necesarias para posibilitar la expansión del poderío económico norteamericano en nuestro país; al mismo tiempo, la reforma de los mecanismos de existencia del Estado tenía por objeto garantizar la continuidad indefinida de dicho esquema de dominación.

Durante la ocupación, el Estado fue objeto de multiples reformas, algunas de las cuales tenian por objetivo racionalizar la efctividad de las funciones, evitando el despilfarro, la ineficiencia y la corrupción (claro que se instaló una corrupción de nuevo tipo). En primer lugar se hizo cargo de algunos servicios sociales, sobre todo educación y salud, lo que permitía justificar medidas legislativas y financieras que abrían las puertas a manufacturas norteamericanas y al poder de los monopolios yanquis en nuestro país, aunque también es cierto que tenían por objetivo racionalizar la incorporación de las masas trabajadoras a un orden más avanzado.

6. Importancia de la Industria Azucarera.

La isla Española fue cede de la primera semilla de caña de azúcar ser plantada en América por don Cristóbal Colón. Eso ocurrió en las cercanías de Puerto Plata, en el litoral norte de la isla. En las últimas décadas de los 1800 la industria azucarera dominicana estaba en pleno renacimiento, gracias a las tendencias capitalistas, poderosos intereses financieros (especialmente la cubana y norteamericana), y la intensificación y mejora en el proceso de producción. Ya para el cierre del siglo 19 las principales instalaciones azucareras estaban en manos de extranjeros: cinco era italianos, cuatro norteamericanos, dos cubanos, y un británico

La industria azucarera tuvo su apogeo en la década de 1970. Para ese entonces habían 3,200 colonos cultivando caña en sus conucos y fincas para luego venderlas a los ingenios. En los ingenios la situación era tal que empleaba a 100,000 personas desde braceros procedente desde Haití hasta técnicos y gerentes dominicanos. El monocultivo azucarero dominaba en más del 90% las exportaciones y era la principal fuente de divisas para el país. Ya para mediados de los 1980 la industria comenzó a descender en términos relativos y absolutos. Para ese entonces sólo empleaban a unas 65,000 personas; de éstas 50,000 era braceros haitianos.

La importancia de esta industria en la Republica Dominicana radica en que gracias a ella el país se convirtió en la gran urbe comercial de los tiempos de la colonización.

7. Los Gavilleros, el Movimiento Cívico Nacional.

Los Gavilleros
Fueron un grupo de resistencia a la autoridad extranjera. Operaban al este del país y estaban conformados, en gran medida, por campesinos que habían sido despojados de sus tierras durante el apogeo de la industria azucarera. Se escondían en las zonas montañosas y atacaban mediante el método de la guerra de guerrilla.

Sus líderes más importantes fueron Vicente Evangelista, Ramón Natera, Martín Peguero, José Piña, Luciano Reyes, Pedro Tolete, Marcial Guerrero y Félix Laureano.
Resistencia cívicaTuvo un carácter urbano y se estructuró sobre la base de las distintas iniciativas de la clase intelectual dominicana que expresaba su preferencia por un país libre con revoluciones a un país ocupado con una paz impuesta.

Entre estas iniciativas se destacan la Campaña de los líderes obreros dominicanos ante la Federación Americana del Trabajo, la creación de la Unión Nacional Dominicana en 1920, entre otros. Sin embrago la defensa del restablecimiento de la soberanía dominicana se expresó a través de distintas manifestaciones culturales: discursos, libros, cartas, obras de teatro, editoriales. Hasta los juegos de béisbol celebrados entre dominicanos y equipos formados por los marines norteamericanos sirvieron para canalizar el rechazo a la autoridad opresora.

8. Planes de desocupación y convención de 1924

La retirada de las tropas norteamericanas fue la resultante de la solidaridad nacional e internacional. Durante un cierto período, todo el movimiento nacionalista, que abarcaba la generalidad de la población urbana desde los trabajadores hasta la mayoría de la burguesía, exigió la desocupación del país sin condiciones bajo la consigna de “la Pura y Simple”

Plan Hughes-Peynado, 1922. La crisis económica desencadenada en 1921, las campañas a escala nacional e internacional en contra de la intervención, y la elección de un nuevo presidente norteamericano favorable a la salida de las tropas de ocupación, propiciaron la celebración de este acuerdo que sentó las bases para la vuelta a la vida independiente de la República Dominicana

Juan Bautista Vicini Burgos asumió como presidente provisional en el mes de octubre de 1922, y las elecciones constitucionales fueron celebradas el 15 de marzo de 1924, resultando electo el candidato Horacio Vásquez por el Partido Nacional. En agosto de ese mismo año concluyó la evacuación del ejército de ocupación



9. Situación económica y política luego de la ocupación.

Esta intervención se mantuvo hasta el año 1924, dejando como herencia la dictadura que encabezó Rafael Leonidas Trujillo Molina, quien fue hijo y hechura de la Guardia Nacional formada por las tropas interventoras. Trujillo fue, efectivamente, capaz de satisfacer los deseos del imperialismo, reforzó la Armada creada por el ejército norteamericano, dio lugar al espionaje, a las torturas y eliminó a sus opositores.

El desarrollo de las fuerzas productivas industriales fue importante y con ello, el desarrollo de la producción capitalista. El crecimiento en número de la clase obrera y su organización como clase, constituyeron una manifestación importante de este desarrollo capitalista.

El desarrollo económico del grupo de la burguesía que aspiraba desarrollar la industria en forma autónoma, es decir, la burguesía nacionalista, de igual forma, fue obstaculizada por la concurrencia de las empresas norteamericanas y las empresas que formaban parte del grupo trujillista.

10. Gobierno de Horacio Vásquez, características políticas y económicas.

Tercer Mandato de Horacio Vásquez (1924)

Es la época de plena madurez de quien fue un gran presidente traicionado sólo por su sectarismo político, la maldita herencia caudillista que le llevó a tomar decisiones equivocadas en los momentos claves de su mandato

Su tercer mandato estuvo protagonizado por un amplio respeto de las libertades públicas y un espectacular desarrollo de obras públicas, servicios sanitarios y un impulso enorme a la educación y la agricultura. Fue entonces cuando el país pasó a contar con una de las más completas redes de carreteras de la cuenca del Caribe. Para muchos el año de 1927 se convirtió en el ecuador de un clima de enorme prosperidad y seguridad como nunca hasta entonces se había conocido en el país.

Su primera presidencia abrió un caos caudillista que acabaría precipitando la intervención norteamericana y el final de la 2da. República. Horacio siempre fue consciente de ello. Por eso, al volver a ocupar la presidencia de la nación, después de un efímero segundo mandato, trató de impulsar toda una refundación de la III República, un proyecto al final fallido por la maquinaria diabólica preparada por el general Trujillo en un meticuloso asalto al poder que mantendría al país realmente secuestrado y ocupado durante tres largas décadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada